sábado, 30 de marzo de 2013

SIN RUMBO FIJO





CAMINAREMOS UNIDOS ABRAZANDO NUEVOS DESEOS, OBJETIVOS.


LÚCIDOS LOGROS EMERGERÁN, GRÁCILES UTOPÍAS ENCONTRARÁN

EL LEGADO.


MENTES OBSCENAS, MENTES ENFERMAS NIEGAN TRETAS OSCURAS

SIEMBRAN ODIO, LIMITAN, TARAN, ANIQUILAN RENOVADORAS ÉGLOGAS

ACUMULAN MENTIRAS ATÁVICAS, RECUPERAN RITOS ANTICUADOS, SORTILEGIOS.


PODEMOS ARMAR RUIDO, TOMAR INICIATIVAS, REPONER ENERGÍAS

PODEMOS OPONER RESISTENCIA

FRENAR INSIDIAS NECIAS

SALVAR IDEAS NOVEDOSAS

RENOVAR UNIONES, MOVER BARRERAS OMINOSAS.


FINGEN, INSULTAN, JALEAN ÓRDENES

ENGAÑAN, NIEGAN

BURDOS USUREROS SAQUEAN CORAZONES AJENOS.


DEJEMOS ENTRAR

UN NUEVO AIRE

REALIZAREMOS ÉPICAS ANDANZAS, LUMINOSAS IMÁGENES DIGNIFICARÁN AMPLIOS  DECORADOS

DANZAS INVISIBLES, SONIDOS TRIBALES, INSPIRARÁN NUESTRO TRIUNFANTE AMANECER.

jueves, 28 de marzo de 2013

THE SNAKE CHARMER I (THE BLACK HAND, PART II)


   Joe Barlow got his knee injured during the shooting that robbing Salin Bank on Michigan Street, Indianapolis, with Malton brothers’ gang had ended in. Then, when Barlow had managed to get to the jeep gear thanks to C. Morton’s help, Patrick Malton could start the engine and escape the scene of the robbery towards their refuge on the outskirts of Toledo, north Ohio, Lucas County. 
    
    Once in their hideout, Joe’s wound keeps bleeding dangerously until Frank, the youngest and bloodthirstiest of the Malton brothers, applies a tourniquet to it. Meanwhile, Malcom Reuters finds out the loot they have obtained isn’t by far as worthy as they expected; this sparks an argument between the leaders of the gang, Patrick and Frank Malton, but there’s no point in arguing so they wait for Dr A. Orson. After an agitated wait, the doctor arrives, extracts the bullet from Barlow’s badly injured knee, dresses it tightly and gives him some pills.

     After a few days’ repose and with a brand-new limping leg, Barlow starts thinking of giving up the dangerous lifestyle he’s been in since he joined the Maltons, who, in return, had never treated him properly despite his blind loyalty to the gang. He eventually decides on going far, far away. Some relative once told him about Kashmir, an exotic region in India formerly known as Paradise on Earth where he could have a fresh start away from his old masters and, especially, away from the constant threat of being hunted and put under the rule of that law he had oh so many times breached. Barlow sells all his properties, settles up with the Maltons, puts all his money together and finally asks the Maltons for a last favour: to obtain him the false documents he needs to get through the border checkpoints during his transcontinental way.

   Some weeks have passed by when Barlow eventually reaches New Delhi. He’s stopped in many cities all over the world and now there’s still a lengthy transit ahead to his final destination; so off he goes by train to the city of Srinagar, in the Kashmir Valley, capital of Jammu and Kashmir, the most northwestern region of the Indian subcontinent. Exhausted after his long journey, Barlow accommodates himself in a cheap city hotel: it’s not veryquality, but his room seems as big and comfortable as to provide him with some of the so-much-longed-for rest. Days pass and Barlow considers he has always been a virtuous flautist and, mostly because of his scarce job opportunities in Srinagar, he accepts the offer made to him by the owner of a rather tatty outskirts venue to perform as a snake charmer. Barlow gets on with it and in a brief timehe makes a name for himself and for the place he’s working for, becoming an attraction for tourists under the pleased gaze of his new boss, Wiswanathan Singh.

   In ACE headquarters in Los Angeles Francesco Corleone makes the last arrangements for a business trip to Shanghai to sign and close an important deal with a telecommunication company: the negotiations had been blocked for weeks and he thought it was time to finish the job all by himself. He takes off from Los Angeles International Airport on his private jet and after some hours he arrives at Shanghai Pudong International Airport;then he has a rest in the city’s most luxurious hotel, meets the TCS board of directors later, finishes the meeting before than scheduled with profitable advantages for both sides and at the end of the day, back in the hotel,reproaches his trade delegate, Emil Lawton, for her failure at the negotiations prior to his arrival. Ashamed by this and in order to please her disappointed boss, Lawton invites him to a week-end trip to Kashmir Valley not without skipping all the safety measures due to the potential risk in the region.

     In their route one of the spots is the city of Srinagar, near their next stop, Dachigam National Park, most famous for being one of the rare places on earth where tigers, leopards and other exotic wild animals are free to roam. Wildlife spotting aside, it is the perfect place for one of the tycoon’s favourite sports: trekking. It’s Friday afternoon, and the trip to the national park is due on Saturday so Francesco invites his secretary, Lucy, for a stroll over the city; according to Lawton’s words, Srinagar offers the visitor a delicious local cuisine and Corleone doesn’t feel very much like having the dull international dishes his hotel serves. On their leisurely stroll, just before getting into a restaurant they fancy, Lucy notices the enthusiasm coming from a crowd of people gathering by the end of the road. They decided to have a look, come to crowd and discover an amazing sight: an elegant snake charmer makes a spectacular cobra rise from its basket and slither into the air defying gravity by the only tunes of his flute. After the show, the audience burst in ovation and Francesco, stunned by the charmer’s performance, waits for the people to leave and approaches the man without removing an eye from his secretary, who he discovered exchanging glances with the flautist. To Francesco’s bigger astonishment, the man tells him in perfect English to be Theo Schwann, an American expatriate living in India after more than ten years; fascinated, Francesco asks Theo to go with them for dinner and the new friend can’t but agree before such a distinguished, ardent fan.  

martes, 19 de marzo de 2013

AL LÍMITE (II)

   El ingreso de Lola se prolongó otras dos semanas y los avances conseguidos eran mínimos, empezó a tolerar un poco los líquidos y algunos lácteos, a pesar de ello seguía quejándose de molestias abdominales y presentaba vómitos de repetición cuando intentaba comer otras cosas. 

   En las exploraciones realizadas por los cirujanos, el by-pass gástrico realizado un año antes mostraba una ligerísima estenosis que no justificaba la intolerancia alimenticia. Algún miembro del equipo se planteó deshacer el by-pass. La opinión de mi amigo cirujano era contraria a ello y prestó más atención a un problema biliar encontrado casualmente en el TAC practicado, este hallazgo podía ser la causa de la intolerancia. Yo solicitaba calma a todos porque veía que iba avanzando en la terapia casi diaria. La actitud de Lola sí que había mejorado. Se había pactado con ella y con su madre que la visitara sólo 30 minutos por las tardes, para que la segunda descansara y para evitar las discusiones contínuas que mantenían cada día. Los accesos de ira y comportamientos disruptivos con el personal de la planta casi habían desaparecido, y los cirujanos me comentaban que cada una de mis visitas proporcionaba un bálsamo sobre la hostilidad basal de Lola. 

   Tras analizar la situación clínica global y revisar todas las exploraciones complementarias se decidió dar el alta a la paciente y programar, para dos semanas después, una intervención de vesícula. Antes de este segundo ingreso recibí en mi consulta a Lola y a su madre en tres ocasiones. Aunque había habido alguna discusión doméstica, la convivencia era más llevadera, las actitudes violentas ya no reinaban en la casa y el estilo de comunicación había mejorado ostensiblemente.

   Llegó el día del ingreso y la operación transcurrió sin incidencias. Los cirujanos confirmaron que había un problema de litiasis que indicaba claramente la intervención. El post-operatorio fue bastante bueno y aunque un poco dolorida, Lola había cambiado el semblante, con frecuencia esbozaba una sonrisa, máxime cuando comprobó que podía comer sólido sin problemas, sólo siete días después de pasar por el quirófano.

   Al poco tiempo fue dada de alta. Cada encuentro con los cirujanos era una pequeña celebración ya que ninguno de ellos apostaba porque todo pudiera salir tan bien. Mi amigo cirujano y yo nos hicimos un guiño de reconocimiento mutuo, sabíamos que habíamos sido los más implicados en el caso, muy complejo eso sí,  era patente que había un claro componente somático que escondía una sintomatología psiquiátrica larvada muchos años que sólo podía aflorar y mejorar con un abordaje motivacional plagado de paciencia, escucha activa y actitud empática.

sábado, 16 de marzo de 2013

¿CRIANZA O RESERVA?

   Es muy bueno tener iniciativas pero siempre con calma, ningún tren se escapa, y si lo hace es porque no era nuestro tren.

   Es buena la puntualidad pero no la prisa. Hay que priorizar, no se puede abarcar todo y si de algo disponemos es de tiempo para hacer lo que nos propongamos. Las huidas hacia adelante no suelen funcionar, a veces es meritorio hacerlo pero el coste es demasiado alto, no por el qué dirán, eso a mí me la trae al pairo, sino por el sufrimiento que puede generar en uno mismo y en las personas que nos importan. El soldado "valiente" (más bien enajenado y llevado por la desesperación) que se pone de pie en la trinchera y sale corriendo hacia el enemigo granada en mano, acaba tirado en el suelo, inerte y ensangrentado, sin vida. Con mucha suerte habrá conseguido lanzar la granada que portaba en la mano pero quizás ésta, ni siquiera habrá estallado en las trincheras contrarias, porque el miedo que nace de su valentía  habrá impedido que su dedo engarrotado tire de la anilla-espoleta. 

   La estrategia debe ser distinta, elaborada, meditada y organizada, sin margen a la improvisación, ésta es mejor dejarla para los que mandan que, según les viene dadas, sacan las tijeras de podar y el rodillo de aplastar a los adversarios o dilapidan en fastos lo que no es suyo, a sabiendas de que el tesorero de turno se ocupará de emitir facturas falsas que los justifiquen. ¿No les da vergüenza aprobar decretos cuya vigencia es tan corta e improductiva? ¿No perciben que cada medida anticrisis que sacan empeora más la situación?, no sólo porque ahoga a los ciudadanos, sino porque el objetivo a cumplir es inalcanzable con las premisas utilizadas. Es como barrer en el desierto, tarea imposible si vienen vientos huracanados, avivados por la corrupción y desfachatez propias.


   Es bonito observar el amanecer pero la madrugada es especial, todo es silencio, quietud, sosiego, y de ahí nacen las mejores ideas, se organizan, se hacen fuertes, se llenan de contenido y si al alba te apetece comunicarlas, las sueltas cual palomas mensajeras, y si prefieres guardarlas, la memoria propia o del disco duro son buenos armarios. Un buen proyecto es como un buen vino, el proceso de elaboración tiene sus fases imprescindibles, pero el tiempo de maduración, en barrica de roble preferiblemente, es crucial.


   Es verdad que la realidad que vivimos nos impone prisa, sobre todo en la situación actual de crisis, pérdida de valores, sufrimiento de tantas personas... y quizás no nos podamos permitir elaborar un Gran Reserva, porque cuando estuviera preparado para su consumo, no habría ya catadores ni "compradores". A veces a uno que yo me sé, también le apetece un crianza. 

   Ya somos muchos los que pensamos que se acerca el momento de hacer otras cosas. Lamentarse en privado de lo que hacen los políticos no hace que avancemos y las manifestaciones de protesta están bien, pero son insuficientes. Ayer oía con vergüenza ajena como el presidente de todos los españoles decía que su política económica es infalible y que no piensa cambiar un ápice su actitud. Dicen que rectificar es de sabios y el empecinamiento, de soberbios ilustrados. ¿Adonde nos quiere usted llevar?¿Al suicidio colectivo?. Déjenos vivir un poco más en este mundo, nosotros lo mejoraremos para que no sea tan inhóspito. Además, las plazas  en el cielo están ya reservadas por todos ustedes, creyentes de pro, aunque tendrán que renegociar con el nuevo Papa lo pactado con su antecesor, puede que el pase de favor con la rúbrica de Ratzinger no les sirva cuando se encuentren con San Pedro. De todas formas no deseo la muerte a nadie, prefiero que se vaya a su casa o a su oficina del registro de la propiedad, allí podrá descansar y meditar porque me da a mí que no hay mucho trabajo en su sector, tal como está el mercado inmobiliario y la construcción.

jueves, 7 de marzo de 2013

MENSAJE "PRIVADO" II


   Hoy he vuelto a ver el perfil de mi amiga mejicana y he observado que sigue desconfiada y en un mensaje privado me pregunta qué quiero de ella.

   Ha colgado en su muro mensajes de elogio hacia la figura de H. Chávez  y de condolencia por su muerte,  lo que me parece respetable, aunque nunca he comulgado con sátrapas populistas que, basándose en pseudo-revoluciones bolivarianas o de otro tipo, han acabado creando nefastas "monarquías" republicanas, con derechos dinásticos incluidos, y construyendo regímenes que de democráticos no tienen nada. Un servidor no puede aceptar una democracia que coarta o prohibe la libertad de prensa, reunión u opinión e impide que partidos políticos no afines, puedan competir en las elecciones con plenas garantías de que no va a haber un pucherazo. ¿Qué diferencias de forma, aunque haya algunas en el fondo, existe entre el régimen castrista, chavizta o moralista, el nazismo de Hitler, y el integrísmo de S. Hussein y El Gaddafi, entre otros?

   Bueno, a lo que vamos, por segunda vez me permito exponer en público el mensaje privado que he enviado a mi amiga:

   ¿Tendría que querer algo? No es así, no pretendo nada de nadie. Voy encontrando personas en mi camino, y las voy incorporando a mi "mochila", sólo si lo aceptan y si las encuentro interesantes. No busco obtener nada de ellas, a menos que quieran aportarme su experiencia personal y sus inquietudes a modo de intercambio, exento de IVA, eso sí. Yo ofrezco lo que tengo, mi bagaje personal como médico, y sobre todo, como el humanista que aspiro a ser. Es verdad que últimamente me muevo más por la defensa de los valores y derechos sociales de las personas desprotegidas, pero no siempre ha de ser ese el cometido principal en mis "viajes".

   Me revelo ante la mala praxis de la clase política en general. Cuando observo y padezco las consecuencias de la corrupción, los intereses partidistas y sectarios de casi todos los políticos, la crisis económica y de valores que asola el decadente mundo occidental, entre otras cosas, y veo que la sociedad anda muy desconcertada y pasiva, no puedo permanecer impasible. La mente dormida tenía que despertar y así lo hizo, después de varios intentos fallidos. Hace unos meses inicié mi viaje particular a través del péndulo (la vida) y ahora ese viaje se ha hecho plural. No me considero adalid de nada, mi ámbito de influencia es muy pequeño y mis virtudes exiguas, pero opino que cada grano de arena puede hacer montaña con el tiempo. Como dijo Margaret Mead: "Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, son los únicos que lo han logrado". Por otro lado, Emma Goldman sentenció: "Un cambio social real nunca ha sido llevado a cabo sin una revolución...Revolución no es sino el pensamiento llevado a la acción".

   Espero no haberte aburrido con mi perorata y haberte aclarado las cosas definitivamente, en cuanto a lo que me pueda interesar de ti. Besos desde España y gracias por seguir el blog y publicitar su enlace. Si quieres algo de este humilde servidor, sólo tienes que pedirlo.

lunes, 4 de marzo de 2013

CALDO DE CULTIVO

   Hace unos días, el controvertido colaborador de la caja tonta, Risto Mejide, jurado implacable de concursos televisivos, en los que cantantes y artistas noveles intentan abrirse camino hacia el éxito, escribió un artículo que está corriendo como la pólvora por las redes sociales. Creo que utiliza un lenguaje demasiado duro, incluso soez en algunos calificativos, pero en el fondo opino que describe bastante bien el hastío de un gran número de ciudadanos, entre los que me incluyo, que estamos hasta el gorro de la política de recortes que hacen nuestros gobernantes, creo que definitivamente se han quitado la careta y con una desfachatez y desvergüenza sin límites, plantean iniciativas que ponen en riesgo la supervivencia de los más débiles, intentan culpabilizar a los funcionarios de los males del país, quieren convencernos de que sólo apretándonos el cinturón, hasta que el hígado nos salga por la boca, se podrá superar la crisis. 
   La crisis, como dije en otra entrada de este blog, es real y dramática, pero no ha venido porque sí, es claramente facticia, es decir, provocada a conciencia para acabar con los derechos civiles y laborales ganados a pulso por los ciudadanos a lo largo de muchos años. A continuación expongo el texto completo del mencionado artículo:


   Largaos de una vez. Largaos, sí. Los que trincáis, los que habéis trincado, los que permitisteis que otros trincaran y los que todavía hoy no hacéis nada por que se deje de trincar. Todos. Sobráis, de verdad, dejadnos en paz de una puñetera vez.
 
   Dais asco. Vuestra falta de vergüenza ha llevado la nuestra hasta límites que jamás deberíamos haber conocido. Y ahora os cubrís el culo los unos a los otros, un culo que tenéis tan sucio que hasta las pústulas de vuestra ignominia os han invadido el cerebro, y ya no es posible distinguir vuestras declaraciones rellenas de mierda de la peste que emana de un zurullo común.

   Callaos. Callaos de una vez. Dejad de contaminar los medios, las noticias y nuestro estado de ánimo. Dejad de hacer comunicados y ruedas de prensa, disolved todos los chanchullos, deponed vuestros privilegios y salid con la cabeza bien baja y las manos en alto.

   Dejad de desanimar a la gente. Dejad de decirnos que todo fue por nuestra culpa. Dejad de tomarnos por gilipollas. Ah, y no os atreváis a volver a decir que sois reflejo de la sociedad en la que vivís. Que si robasteis fue porque os lo pusieron delante. Que sois víctimas de un vacío legal, un entorno corrupto y una dudosa moral. Que sois reflejo de la gente, representantes elegidos por el pueblo. Vosotros no sois pueblo, vosotros sois escoria.

   Devolvedlo. Devolvedlo todo. El dinero, las propiedades, los cargos, las dietas, los sobresueldos, las comisiones, la dignidad que os quede y la honorabilidad que algún día se os supuso. Y cuando hayáis acabado, devolved la nacionalidad que se os dio por error. Porque no merecéis formar parte ni de este ni de ningún país. No hagáis ni las maletas, saltad por la borda, como las ratas, salid nadando. Y quien no sepa, que se joda, francamente nos da igual.
  
   Pedid perdón. Disculpaos. Ante todo aquel que votó. Ante todo aquel que piensa seguir votando. Porque ellos han creído en un sistema democrático que vosotros habéis violado, sodomizado y puesto del revés. No, yo no os concedo la presunción de inocencia. Porque cuando uno deja que ciertas cosas ocurran, acaba siendo cómplice aunque sólo sea por ignorancia, por desidia u omisión.

   Y por último, largaos, sí, pero sin dejar rastro. Ni se os ocurra nombrar sucesores, ni gestores, ni primos segundos que calienten vuestra silla. No tengáis la cara dura de intentar dejar un legado. Vuestro único legado será la vergüenza. Y tampoco os atreváis a interponeros nunca más entre la gente de bien y sus lícitos objetivos. Porque en este país aún quedan ciudadanos, empresas e incluso algún político honrado que construyen, que siguen luchando y que ahora ya solo tienen una misión: que no les jodáis la vida, que les dejéis hacer.

  Pero sobre todo y ante todo, por lo que más queráis, seguid ignorando estas órdenes, exigencias demagógicas de un publicista que de vez en cuando hace el capullo en televisión.

   Seguid creyendo que no pasará nada. Porque así quedará menos para que pase.



No son pocos los periodistas, abogados, jueces, profesores universitarios, actores y otros líderes de opinión que últimamente, al margen de intereses partidistas, se atreven a calificar con tino lo que los mandatarios de este país nuestro, llamado España, están haciendo, supuestamente para salvarnos de una situación gravísima. Muchos pensábamos que la solución al problema planteado era imposible, que el consolidado bipartidismo estaba condenado a perpetuarse, al no haber una respuesta ciudadana que pare los pies a unos políticos ineptos en su mayoría, corruptos en gran número y cómplices casi todos de un sistema pseudodemocrático. Afortunadamente, se empieza a percibir un caldo de cultivo diferente. En la calle, en los bares, en la universidad, en las empresas, en casi todos sitios, se intuye que algo ha cambiado, el aborregamiento de los ciudadanos está dando paso a una conciencia colectiva que exige un cambio de paradigma. Estoy seguro de que en las próximas elecciones los dos grandes partidos se van a dar un batacazo de órdago. Sería beneficioso para todos.

A continuación transcribo un escrito del Profesor Bastida, más moderado en el lenguaje pero no menos contundente en el contenido:

FRANCISCO J. BASTIDA.
CATEDRÁTICO DE DERECHO CONSTITUCIONAL
UNIVERSIDAD DE OVIEDO


  Con el funcionariado está sucediendo lo mismo que con la crisis económica. Las víctimas son presentadas como culpables y los auténticos culpables se valen de su poder para desviar responsabilidades, metiéndoles mano al bolsillo y al horario laboral de quienes inútilmente proclaman su inocencia. Aquí, con el agravante de que al ser unas víctimas selectivas, personas que trabajan para la Administración pública, el resto de la sociedad también las pone en el punto de mira, como parte de la deuda que se le ha venido encima y no como una parte más de quienes sufren la crisis. La bajada salarial y el incremento de jornada de los funcionarios se aplauden de manera inmisericorde, con la satisfecha sonrisa de los gobernantes por ver ratificada su decisión.


  Detrás de todo ello hay una ignorancia supina del origen del funcionariado. Se envidia de su status -y por eso se critica- la estabilidad que ofrece en el empleo, lo cual en tiempos de paro y de precariedad laboral es comprensible; pero esta permanencia tiene su razón de ser en la garantía de independencia de la Administración respecto de quien gobierne en cada momento; una garantía que es clave en el Estado de derecho. En coherencia, se establece constitucionalmente la igualdad de acceso a la función pública, conforme al mérito y a la capacidad de los concursantes. La expresión de ganar una plaza «en propiedad» responde a la idea de que al funcionario no se le puede «expropiar» o privar de su empleo público, sino en los casos legalmente previstos y nunca por capricho del político de turno. Cierto que no pocos funcionarios consideran esa «propiedad» en términos patrimoniales y no funcionales y se apoyan en ella para un escaso rendimiento laboral, a veces con el beneplácito sindical; pero esto es corregible mediante la inspección, sin tener que alterar aquella garantía del Estado de derecho. Los que más contribuyen al desprecio de la profesionalidad del funcionariado son los políticos cuando acceden al poder. Están tan acostumbrados a medrar en el partido a base de lealtades y sumisiones personales, que cuando llegan a gobernar no se fían de los funcionarios que se encuentran. Con frecuencia los ven como un obstáculo a sus decisiones, como burócratas que ponen objeciones y controles legales a quienes piensan que no deberían tener límites por ser representantes de la soberanía popular. En caso de conflicto, la lealtad del funcionario a la ley y a su función pública llega a interpretarse por el gobernante como una deslealtad personal hacia él e incluso como una oculta estrategia al servicio de la oposición. Para evitar tal escollo han surgido, cada vez en mayor número, los cargos de confianza al margen de la Administración y de sus tablas salariales; también se ha provocado una hipertrofia de cargos de libre designación entre funcionarios, lo que ha suscitado entre éstos un interés en alinearse políticamente para acceder a puestos relevantes, que luego tendrán como premio una consolidación del complemento salarial de alto cargo.


  El deseo de crear un funcionariado afín ha conducido a la intromisión directa o indirecta de los gobernantes en procesos de selección de funcionarios, influyendo en la convocatoria de plazas, la definición de sus perfiles y temarios e incluso en la composición de los tribunales. Este modo clientelar de entender la Administración, en sí mismo una corrupción, tiene mucho que ver con la corrupción económico-política conocida y con el fallo en los controles para atajarla.


  Estos gobernantes de todos los colores políticos, pero sobre todo los que se tildan de liberales, son los que, tras la perversión causada por ellos mismos en la función pública, arremeten contra la tropa funcionarial, sea personal sanitario, docente o puramente administrativo. Si la crisis es general, no es comprensible que se rebaje el sueldo sólo a los funcionarios y, si lo que se quiere es gravar a los que tienen un empleo, debería ser una medida general para todos los que perciben rentas por el trabajo sean de fuente pública o privada. Con todo, lo más sangrante no es el recorte económico en el salario del funcionario, sino el insulto personal a su dignidad. Pretender que trabaje media hora más al día no resuelve ningún problema básico ni ahorra puestos de trabajo, pero sirve para señalarle como persona poco productiva. Reducir los llamados «moscosos» o días de libre disposición -que nacieron en parte como un complemento salarial en especie ante la pérdida de poder adquisitivo- no alivia en nada a la Administración, ya que jamás se ha contratado a una persona para sustituir a quien disfruta de esos días, pues se reparte el trabajo entre los compañeros. La medida sólo sirve para crispar y desmotivar a un personal que, además de ver cómo se le rebaja su sueldo, tiene que soportar que los gobernantes lo estigmaticen como una carga para salir de la crisis. Pura demagogia para dividir a los paganos.


  En contraste, los políticos en el poder no renuncian a sus asesores ni a ninguno de sus generosos y múltiples emolumentos y prebendas, que en la mayoría de los casos jamás tendrían ni en la Administración ni en la empresa privada si sólo se valorasen su mérito y capacidad. Y lo grave es que no hay propósito de enmienda. No se engañen, la crisis no ha corregido los malos hábitos; todo lo más, los ha frenado por falta de financiación o, simplemente, ha forzado a practicarlos de manera más discreta.





sábado, 2 de marzo de 2013

MENSAJE "PRIVADO" I

   Desde hace aproximadamente un mes estoy en contacto, a través de una red social, con una chica mejicana. Desconozco su edad y casi todas sus circunstancias personales, pero por las pocas cosas que me cuenta de ella misma, intuyo que pasa por un momento delicado, está pesimista y se autodefine como paranoica. Me consta que es seguidora de este blog y me ha pedido que le aclare algunas dudas sobre mi intención a la hora de escribir. En un mensaje privado le he escrito lo siguiente:


    No creo que seas paranoica, eso son palabras mayores. Pienso que tienes motivos para desconfiar, porque han tenido que pasarte cosas desagradables en tu vida reciente y estás enfadada con el mundo. Yo no tengo ninguna intención malévola con nadie, bueno sí, me gustaría que los políticos desaparecieran de la escena porque están haciendo mucho daño. No sé en tu país cómo van las cosas, por las noticias que llegan a España desde México el índice de criminalidad en determinadas zonas es inasumible. En mi país la gente lo está pasando muy mal por culpa de los gobernantes, pero no de los que están ahora, que también, en general la clase política está corrupta o es inepta, a veces las dos cosas. Lo que estoy intentando desde mi rincón es contribuir a que la gente despierte. El pueblo está adormecido, manipulado por los medios de comunicación  que están claramente al servicio del poder, salvo honrosas excepciones. La red es el único sitio donde uno puede enterarse de lo que realmente ocurre. Como decía León Felipe, yo he oído todos los cuentos y sé todos los cuentos, no porque sea más listo que nadie, sino porque voy teniendo una edad...
  Hay algunos programas en TV y Radio que sí están aportando cosas muy interesantes y en ellos, sus protagonistas son realmente objetivos, independientes y se guían por el sentido común, que ya sabes que es el menos común de los sentidos, al menos en los tiempos que corren. Los partidos políticos, sindicatos mayoritarios y organizaciones afines sólo buscan el beneficio propio, alcanzar cuotas de poder y llenarse los bolsillos. La gente de a pié no les interesa lo más mínimo, salvo cuando se acercan las elecciones, se limitan a descalificar al adversario en público aunque está claro que en privado todos son cómplices de un compadreo de "Pokmadre".   No sé si con estas palabras te aclaro algo, tú me dirás. Un beso desde el otro lado del charco.

   
   Tenía dudas acerca de la conveniencia de transcribir aquí este mensaje privado, finalmente he optado por hacerlo porque sí, a veces uno se deja llevar por sus apetencias, como me apetece reflejar en este medio, un chiste que circula los últimos días por Whatsapp:

   
          EN AVIÓN
El Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el de Economía, Luis de Guindos, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella y el presidente, Mariano Rajoy, sobrevuelan España en un jet.
Montoro se vuelve hacia De Guindos y con chulería le dice: “¿Sabes? Yo podría tirar un billete de 500 euros por la ventana y hacer muy feliz a una persona”.
De Guindos le contesta: “¡Claro! Y yo podría tirar 10 billetes de 50 euros por la ventana y hacer felices a 10 personas”.
Para no ser menos, Botella dice: “Y yo podría tirar 100 billetes de 5 euros por la ventana y hacer felices a 100 personas”.
Entonces Mariano Rajoy, entrando al juego, dice: “Pues yo podría tirar 500 monedas de euro por la ventana y hacer felices a 500 españoles”.

       El piloto suspira y le dice al copiloto: ¿Oyes a esta banda de arrogantes de aquí detrás?. No se les   ocurre pensar que yo podría tirar a cuatro tontos por la ventana y hacer felices a millones de personas.