domingo, 6 de enero de 2013

CARTA AL SEÑOR ALBERT PLA

Vaya por delante mi admiración por usted, ya quisiera un humilde servidor tener la valentía y el arrojo que expresa en sus canciones, su estilo tan peculiar, su ironía e inteligencia artística, en fin, es usted de chapó, pero mire usted, me da igual que se exprese en catalán, en castellano o en arameo, me la sudan los nacionalismos y los antinacionalismos pero, lo que me parece lamentable es que, amparándose en la bendita libertad de expresión, se mueva usted alrededor de una delicada e imperceptible línea roja, con mucha habilidad, eso sí, y haga comentarios como: "un policía muerto, un policía menos...", y otras muchas lindezas, sobre todo repitiéndolos varias veces en estribillos bochornosos. No sé si su intención es divertirse, sugerir cosas, ironizar sobre las instituciones que no le gustan, (no veo mucho problema en ello), o hacer apología del terrorismo, del anticlericalismo, contra los cuerpos y fuerzas de seguridad, etc. Debería tener en cuenta que los policías, militares, curas, obispos, banqueros...., también tienen familias, como usted, y sentimientos, y no creo que todos sean tan perversos como usted. Por otro lado tenga en cuenta que, entre sus seguidores hay adolescentes que quizás no sepan filtrar la información que usted transmite en sus letras, lo que puede perjudicarles y hacerlos tan fanáticos como es usted, aunque me da la impresión de que en el fondo, no lo es tanto y lo que pretende sólo es provocar, pero reitero, se puede sugerir mucho sin caer en comentarios soeces, irrespetuosos e irreverentes al límite. No le quiero dar lecciones de santidad (Dios me libre), ni de moralidad, ni de nada, pero cuando oigo a mi hija aplaudir y divertirse con sus "gracietas", se me revuelven un poco las tripas. Un saludo afectuoso "Señor Pla".

No hay comentarios: