martes, 29 de enero de 2013

NOVEMBER’S ANECDOTES



 20 seconds
    I get the hospital in a bit of a hurry for family obligations have delayed me at home for a while. I press the button and wait for the lift up to my floor, some people join me by the lift gate; among them there is a tall blonde woman I had never seen before. In a minute’s time the lift gate opens, the people inside the box step out but not Dc JMS, who I have known and appreciated for years, he stays in instead. “Up or down?” I ask him playful for I knew he had to go up since he doesn’t leave the lift and there isn’t any lower level. “It seems obvious I go up” He answers. As he was saying this, the tall blonde woman comes into the lift and asks, “How is this possible you came down in the lift when I just saw you here in the ground floor?”, “Dc JMS happens to be ubiquitous” I replied looking at both of them. “I wish I were…” Dc JMS says, “so I could work in two places at the same time”. “I Think I’ve got very enough with just one workplace so stressed I feel…” the tall blonde woman says.” I don’t hesitate to have my say “It would be lovely to enjoy the company of two different people in two different places at the same time, though”, “That would be nice” Dc JMS carries on “but then it would be starting feeling hot”. “I didn’t mean sex” I protest. “Nor did I” snaps he, “I was thinking of room temperature”.
   As soon as he utters that last bit, the lift door opens at fourth floor and he leaves us. I mean to say my last word, but before I can open my mouth the door closes and the lift moves up. Shocked, the tall blonde woman just says “most intense 20 minutes ever”.




 SWEET ROAR

   After leaving a post on a social network signed with his very name, Dc Rypff thinks carefully in his car as he drives from home on the outskirts downtown to the hospital, where he has been working as a psychiatrist for the last 10 years.
   He begins his consultation with the usual devotion, but he can’t help thinking of the comment posted on Facebook: it is frequently said that it is not the best forum to explain a work experience, especially when this experience depicts a trial he was called to with some other colleagues to give their professional opinion on a rather gray area. Furthermore, this issue was to be cast at the local mass media as he could eventually noticed.
  At noon he takes his coffee brake and thinks he’d better delete that post just in case. He doesn’t know who might have read it so far, but it’s been barely two hours and a half since and he’s sure little people would have had the time to read it. He still feels uneasy so he visits the legal consulting service at the hospital; he knows that the staff working there is efficient and trust-worthy.
   Dc Rypff has always been a fair and observing about both professional ethics and keeping the secret over his patients’ identity, but he had never written about his professional experience so he is not familiar with the legal or moral consequences that may arise from talking about it.
   After a long discussion the answer by the legal consulting team surprises him:  he is not allowed to express his consulting room experiences in any written, social network, blog or by any other mean whatsoever. The reason supporting this is that doctors do not own the facts or details their patients give them during their sessions, and that it wouldn’t ever be ethical to make profit out of the situations his patients tell him of if not to preserve their health. After this answer from the “learned” consulters, Dc Rypff feels upset, as if knocked out. However, he carries on the visits at his consulting room as usually.
   By the end of the morning an unexpected patient comes into the room –he didn’t have an appointment- and obviously frantic he begs for a report about his mental health to be presented at court the following day. Despite the oddness of his bequest, Dc Rypff writes the man’s report and feels sorry about making the last patient on his very long list wait.
When the day is definitely done and Dc Rypff is getting ready to dismiss, he notices the man in need for the report is awaiting him outside the door and so is a good-looking woman who happens to be the man’s lawyer. The woman introduces herself as E.R., gives him her business card and thanks him for writing such a complete report in so little time, especially when the contents of the report may be an important key during the trial. Dc Rypff tries to downplay this fact declaring that’s part of his duty and not so thankworthy. The woman gives her client a look meaning he can go home and addresses the psychiatrist once more telling him she’s in debt with him a not to hesitate whenever he may have a legal concern. Suddenly, Dc Rypff remembers his question about relating his professional experiences and asks her for advice. She, a member of the bar, tells him not to worry so long as he neither says the actual name and circumstances of a patient nor breaches medical confidentiality so he can write what he wishes.
   Out on the road they both smoke a cigarette while talking on medical laws and rights and other more-down-to-ground things. When she finished her cigarette, E.R. takes her keys out of her handbag, says goodbye to Dc Rypff friendly, goes by to a huge Harley Davidson last model, lifts the seat to take a black helmet out, puts the helmet on, gets on the bike like a horsewoman and starts the engine on. At last, she makes the sign of the horns and dashes the road up. Behind her only the sweet roar of a dream-like machine and Dc Rypff’s stunned face remain.

sábado, 26 de enero de 2013

PERICLES’S DEMOCRACY: THAT’S WHAT I CALL DEMOCRACY!



   Honestly, do we really live in democracy? No doubt things aren’t always better in the good old days, that the Spanish transition to democracy was fair enough; however, despite the laudable achievement obtained by the “founding fathers” of the Spanish Constitution, Law of Laws, Carta Magna or whatever other name it may receive, the scenario is very different now: corruption and misdeeds are sadly commonplace.

   Lot needs changing, that is a profound revision of the voting system (Mr. D’Hondt have better have kept his mouth shut), the abolition of the pigheaded party discipline that compels politicians not to break the party’s policy on most matters in the local assemblies in the autonomous regions (apologies to the different administrative bodies with different names according to historical rights and privileges), open lists for us the citizens to choose the order in which a party's candidates are elected, and needless to say, a deep justice review to bring to trial those enshrined in their own set of laws and rights who ignore the laws applied to Tom, Dick and Harry.

   Here I include the text from an e-petition by popular initiative; I think it is very interesting:



GIVING GROUNDS FOR SIGNING OUR PETITION


We hereby present our petition to be signed over the following months for this popular initiative. Despite the fact that the contents are well-known we esteem convenient remembering them again.

Congress of Deputies Reform Act of 2012 (Constitutional amendment)


POWER BACK TO CITIZENSHIP

This POPULAR INITIATIVE needs 500,000 signatures to be sent to the Parliament.


WE CAN CHANGE IT ALL TOGETHER!


I please ask each reader to kindly forward this message to at least 20 people out of their contact list and ask each one of them to do the same. We are going to raise awareness on this matter, let’s set the grounds for signature collection, let’s build CITIZENS AWARENESS.


In three days’ time most people in this country will have read this message


Congress of Deputies Reform Act of 2012 (Constitutional amendment)


1. Deputies shall receive wages only for the term in office and have their retirement based on it.

2. Deputies shall contribute with the National Health System as any citizen. The Congressional pension fund shall be included within the National Health System scheme and deputies shall share the same benefits by the National Health System as any citizen. This pension fund shall not be used for other purposes.

3. Deputies shall pay taxes for their pension scheme as any Spanish citizen.

4. Deputies shall not vote their own pay raise.

5. Deputies shall resign to their private health insurance to obtain health cover by the National Health System.

6. Deputies shall be equally subjected to the same laws as any citizen (abolition of their personal privileges).

7. Office in Congress is a job, no a career. Deputies’ terms in office shall be limited to two and then go back to the labour market.

8. A 30% cut down in the number of committee members in the public institutions (city councillors, national deputies, local deputies, etc.)

9. Abolition of either obsolete or overlapping institutions such as the Senate, Local assemblies of deputies…)

10. A 50% cut down of the amount of politicians’ advisory committees in addition to a sensible payment for their services.



     * * *

If each person sends this e-mail to at least 20 people, in three days’ time most Spanish citizens will have received it.

The time for the Constitutional amendment has come.

This way the lack of legal equity and misdeeds regarding Parliament and Senate members can be wiped away.

CONFERENCIA MAGISTRAL




Hace dos semanas tuve la suerte de asistir a la Conferencia Inaugural de las X Jornadas de la Asociación de Salud Mental de mi ciudad que pronunció mi admirado Profesor Don FMP y que tenía el sugerente título: "Problemas de Salud Mental: La manipulación, el miedo, el odio y los fanatismos". No era la primera vez que le escuchaba y desde luego creo que no defraudó a ninguno de los asistentes por la sapiencia de su discurso, la profundidad de sus pensamientos y la facilidad que tiene para transmitir lo que quiere decir. Explicó de una forma muy sugerente cómo se gestan a nivel mental las cogniciones y emociones que derivan en comportamientos criminales, cómo los poderes políticos y económicos van inoculando, de una forma insidiosa pero persistente, el miedo en los ciudadanos para dejarnos inermes y atemorizados y terminemos aceptando que la crisis económica que está asolando a Occidente, es algo contra lo que no podemos luchar y que el estado del bienestar es un constructo obsoleto que no nos merecemos por vagos y derrochadores. Hubo muchas más cosas interesantes pero quiero terminar esta humilde crónica con una cita que me caló por su sencillez y alcance: "Hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece", yo siempre me quedaré con la segunda opción. Enhorabuena y gracias Don Francisco.

CARTA AL "SEÑOR" ALBERT PLA"



   Vaya por delante mi admiración por usted, ya quisiera un humilde servidor tener la valentía y el arrojo que expresa en sus canciones, su estilo tan peculiar, su ironía e inteligencia artística, en fin, es usted de chapó, pero mire usted, me da igual que se exprese en catalán, en castellano o en arameo, me la sudan los nacionalismos y los antinacionalismos pero, lo que me parece lamentable es que, amparándose en la bendita libertad de expresión, se mueva usted alrededor de una delicada e imperceptible línea roja, con mucha habilidad, eso sí, y haga comentarios como: "un policía muerto, un policía menos...", y otras muchas lindezas, sobre todo repitiéndolos varias veces en estribillos bochornosos.
    
   No sé  si su intención es divertirse, sugerir cosas, ironizar sobre las instituciones que no le gustan, (no veo mucho problema en ello), o hacer apología del terrorismo, del anticlericalismo, contra los cuerpos y fuerzas de seguridad, etc. Debería tener en cuenta que los policías, militares, curas, obispos, banqueros...., también tienen familias, como usted, y sentimientos, y no creo que todos sean tan perversos como usted.
   
   Por otro lado tenga en cuenta que, entre sus seguidores hay adolescentes que quizás no sepan filtrar la información que usted transmite en sus letras, lo que puede perjudicarles y hacerlos tan fanáticos como es usted, aunque me da la impresión de que en el fondo, no lo es tanto y lo que pretende sólo es provocar, pero reitero, se puede sugerir mucho sin caer en comentarios soeces, irrespetuosos e irreverentes al límite.
   
   No le quiero dar lecciones de santidad (Dios me libre), ni de moralidad, ni de nada, pero cuando oigo a mi hija aplaudir y divertirse con sus "gracietas", se me revuelven un poco las tripas. 

    Un saludo afectuoso "Señor Pla"

PARA DEMOCRACIA, LA DE PERICLES




   ¿Realmente vivimos en DEMOCRACIA? Está claro que cualquier tiempo pasado fue peor, que la transición fue muy aceptable, viniendo de donde veníamos, que los "padres" de la Constitución hicieron un gran trabajo dotándonos de una Ley de Leyes, Carta Magna o como la queramos llamar, muy digna y atinada, pero la cosa ha ido degenerando y la corrupción y los apaños son hoy por hoy el pan nuestro de cada día.
  Muchos cambios son necesarios, como la reforma del sistema electoral (el Sr. D'Hondt se podía haber quedado calladito), la desaparición de la obtusa disciplina de voto en las Cámaras Parlamentarias, Asambleas Regionales de las comunidades autónomas (con perdón de los entes de las CCAA que por tradición y privilegio tienen nombres diferentes), Ayuntamientos, etc., Listas abiertas en las candidaturas de los partidos políticos, para que los ciudadanos realmente puedan elegir a sus representantes y por supuesto una reforma judicial que permita, con la mayor celeridad posible, poner a buen recaudo a los que valiéndose de su condición de aforados y otras argucias, se saltan a la torera las leyes que los demás ciudadanos sí estamos obligados a cumplir.
   
 
   A continuación transcribo el contenido de un email que he recibido, iniciativa de una plataforma ciudadana, creo que es muy interesante:
 
PREPARACION TERRENO PARA RECOGIDA FIRMAS


En tres días, la mayoría de las personas de este país tendrán este mensaje.

Ley de Reforma del Congreso de 2012 (enmienda de la Constitución de España)

  1. El diputado será asalariado solamente durante su mandato. Y tendrá jubilación proveniente solamente por el mandato realizado.

  2. El diputado contribuirá al Régimen General de la Seguridad Social como el resto de ciudadanos. El fondo de jubilación del Congreso pasará al régimen vigente de la Seguridad Social. El diputado participará de los beneficios del régimen de la Seguridad Social exactamente como todos los demás ciudadanos. El fondo de jubilación no puede ser usado para ninguna otra finalidad. 
   3. El diputado debe pagar su plan de jubilación, como todos los españoles.

   4. El diputado dejará de votar su propio aumento de salario.

   5. El diputado dejará su seguro actual de salud y participará del mismo sistema de salud que los demás ciudadanos españoles.

  6. El diputado debe igualmente cumplir las mismas leyes que el resto de los españoles (desaparición de la figura de "aforado".
   7. Servir en el Congreso es un trabajo, no una carrera. Los diputados deben cumplir sus mandatos (no más de 2 legislaturas) y luego reincorporarse a la vida laboral previa a su etapa de Servicio Público.

   8. Reducir un 30% el número de componentes políticos  de las instituciones (Concejales de ayuntamiento, diputados nacionales, diputados regionales, etc.).

    9. Eliminar instituciones obsoletas o duplicadas: senado, diputaciones provinciales.

   10. Reducir un 50% el número de asesores de cargos políticos, así como limitar racionalmente sus retribuciones.


     * * *

El momento para la enmienda a la Constitución es AHORA.


ASÍ SE PUEDEN ENMENDAR LAS INJUSTICIAS Y DESARREGLOS DE PARLAMENTARIOS Y SENADORES.

ANECDOTARIO NOVIEMBRE


20 SEGUNDOS
    Llego al Hospital un poco apurado porque obligaciones familiares me han retenido en casa unos minutos más de lo habitual. Pulso el botón del ascensor para subir a mi planta, a mi lado se arremolinan varias personas entre ellas una chica alta y rubia que no conozco. Un minuto más tarde, o más, llega el ascensor, bajan varias personas y al fondo se queda el Dr. JMS, a quién conozco y aprecio desde hace muchos años. En tono jovial le pregunto: - ¿Subes o bajas?- lógicamente si no se baja, es que sube ya que el hospital no tiene planta sótano. Con una sonrisa me dice: - Parece claro que subo-. En esto que la chica alta y rubia le pregunta: - ¿Cómo es posible que haya bajado en el ascensor, si hace un momento le he visto en la planta baja?. En ese momento intervengo, dirigiéndome a los dos: - es que el Dr. S tiene el don de la ubicuidad-, a lo que él replica: - ya quisiera yo tener ese don, para poder trabajar en dos sitios a la vez-, entonces interviene la chica alta y rubia: - pues yo ya tengo bastante con currar en un sitio, con lo estresada que voy...-, mi réplica no se hace esperar: - Pues también estaría bien disfrutar de dos buenas compañías simultáneamente en dos sitios diferentes-, al instante el Dr. S comenta: - Sí, estaría bien, pero entonces empezaría a funcionar la "neurona verde"-, entonces yo le contesto: - Yo no estaba hablando de sexo...-, y él responde ipso facto: - ni yo tampoco, me refería al color de la habitación-.
    Fue terminar esa última frase y la puerta del ascensor se abrió en la cuarta planta, donde él tenía que bajar, y así lo hizo. Antes de que yo pudiera responderle, la puerta se cerró dejándome con tres palmos de narices, ante la mueca de asombro de la chica alta y rubia, que se limitó a decir: - qué veinte segundos tan intensos-.



DULCE RUGIDO

   Tras subir un comentario a una red social en la que firma con su nombre, el Dr. Rypff recapacita en el coche mientras se dirige desde su residencia, en las afueras de la ciudad, hasta el centro, donde está situado el hospital donde trabaja como psiquiatra desde hace casi diez años. 
    Empieza la consulta con la dedicación de siempre, pero no puede evitar pensar en el comentario subido al Facebook, se dice de forma reiterada que no es el foro adecuado para exponer una vivencia profesional, sobre todo si esa vivencia se produjo en un juicio al que fue citado, junto con otros compañeros, como perito, y máxime cuando en esa vista se juzgaba un asunto muy turbio, que a buen seguro iba a salir en los medios de comunicación locales, como pudo comprobar posteriormente.
   A media mañana hace una pequeña pausa para tomar un café y aprovecha para quitar de forma preventiva el comentario subido a la red, no sabe si alguien lo habrá leído ya, pero sólo han pasado 2 horas y media y seguro que pocas personas habrán accedido a lo expuesto. No quedándose tranquilo decide consultar sus dudas en la Asesoría Jurídica del Hospital, cuyas abogadas en otras ocasiones han sido muy amables y eficientes.
   El Dr. Rypff siempre ha sido una persona ecuánime y autoexigente en lo referido a la ética profesional y la confidencialidad de sus pacientes, pero nunca antes había escrito sobre sus experiencias profesionales, y albergaba alguna duda sobre si plasmar en una red social sus vivencias en la consulta, podría originar algún problema ético-legal.
  La repuesta dada por las profesionales del derecho le deja totalmente desconcertado porque le vienen a decir, después de una larga conversación, que no puede utilizar sus vivencias en la consulta para escribir, ni en una red social, ni en cualquier otro foro, blog o medio de difusión. El argumento es que el médico no es dueño de la información que obtiene de un paciente o su familia, que como profesional se debe a la institución para la que trabaja y que es poco ético sacar partido de la profesión para hacer algo que no sea velar por la salud de los pacientes. Ante la contestación de las "ilustradas" letradas, el Dr Rypff se queda bastante contrariado, más bien como si se hubiera "tragado un cazo". No obstante, continúa, como sí nada hubiera ocurrido, pasando la consulta. Casi al final de la jornada entra en el despacho un paciente que no estaba citado esa mañana, se le ve apurado y cuenta que necesita un informe de forma urgente porque tiene que presentarlo en un juicio que se celebra al día siguiente. Aunque no es práctica habitual, el Dr. Rypff le hace el informe solicitado, lo que origina un mayor retraso en el desarrollo de la consulta, haciendo esperar aún más al último paciente de la larga lista de pacientes citados.
   Cuando por fin termina la dura jornada de trabajo, se dispone a abandonar el hospital, comprueba que le está esperando el paciente del informe en compañía de una mujer que presenta un aspecto muy cuidado y que resulta ser su abogada. Se presenta como E.R., le entrega una tarjeta de visita y le comenta que le estaban aguardando para agradecerle la deferencia de haber realizado un informe tan completo con tanta celeridad, sobre todo porque su contenido podría ser crucial en el inminente juicio. El Dr. Rypff intenta quitar importancia a lo ocurrido, comenta que forma parte de su trabajo y que no merece tanto elogio. La abogada hace un gesto a su defendido, invitándole a que se marche a casa y, dirigiéndose al galeno le dice que se siente en deuda con él, ofreciéndole sus servicios de abogada para cualquier asunto legal que pudiera tener en el futuro. De pronto el Dr. Rypff se acuerda del incidente de la mañana en la asesoría jurídica, le cuenta lo ocurrido y la respuesta de E.R. no se hace esperar, le pide que mire la tarjeta de visita, el Dr.Rypff comprueba que E. tiene un puesto importante en el Colegio de Abogados y E. le dice que no haga ningún caso a sus colegas en lo referente a escribir, que siempre que no revele el nombre del paciente e información confidencial, la ética profesional y el derecho a la confidencialidad están salvaguardados, es decir, que escriba lo que quiera.Ya en la calle, los dos fuman plácidamente un cigarrillo mientras departen sobre derecho médico y otras cuestiones más mundanas. Cuando termina su pitillo, A.R. saca unas llaves de su bolso, se despide amablemente del Dr. Rypff y se dirige a una enorme motocicleta aparcada junto a la acera, levanta la tapa situada detrás del asiento y extrae un precioso casco de color negro azabache, se lo coloca en la cabeza, se sube cual amazona y arranca la Harley Davidson último modelo. Segundos después hace el gesto típico de los "metaleros" y sale disparada calle arriba. Tras ella sólo queda el dulce rugido de una máquina de ensueño y la cara estupefacta del Dr. Rypff.

PASAR POR EL ARO (LA PANTERA NEGRA)


       Tras un intenso fin de semana en la Ciudad Condal, el Dr. Rypff y su familia se dirige en taxi hacia el aeropuerto del Prat. La joven taxista comenta que ha tenido una jornada de trabajo horrible, apenas ha hecho un par de carreras en 12 horas y nos ha recogido en la puerta del hotel cuando ya estaba cumplido su horario. A pesar de todo, su tono es jovial y amable en todo momento. Cuando llegamos a la terminal de salidas y mientras sacamos el equipaje del maletero, me pregunta: - ¿No viajarán ustedes con Ryanair?-. Al contestarle que sí, la joven taxista advierte: - Pues que Dios les pille confesados-. El Dr. Rypff piensa para sus adentros: - ¿Es una broma?, ¿lo dirá con doble sentido?-. Por lo que ha leido en la prensa y han comentado distintos colegas y amigos, el Dr. Rypff sabe que la compañía irlandesa deja mucho que desear en cuanto a medidas de seguridad, trato de su personal hacia los viajeros y por lo estricta que es en lo referido a las dimensiones y peso de los equipajes. Cuando el Dr. Rypff compró los pasajes era consciente de todo lo anterior, pero no había otras compañías que operaran el domingo por la tarde-noche el trayecto Barcelona-Alicante, así que por primera vez tuvo que pasar por el aro.
   Una vez dentro del aeropuerto, la familia Rypff se dirige a la ventanilla correspondiente donde, un "amable señorito" con acento extranjero, y no precisamente por ser catalán ni irlandés, les dice: - nuestra compañía a diferencia de las arcaicas compañías españolas no factura de forma gratuita las maletas y no es necesario que les de tarjeta de embarque, con el localizador que ustedes llevan es suficiente, ah, ah, y una cosa más, vayan ustedes rápido porque los billetes no van numerados y puede ser que les toque a cada uno de ustedes en una punta del avión-. El Dr. Rypff vuelve a meditar: - Pues si que vamos bien, bueno, mientras no coloquen a mi esposa o a mi hija encima de la cabina, tomando el fresco...¿qué más da que nos separen durante los 55 minutos que se supone que dura el vuelo?. Es el segundo pase por el aro.
   
     Tras varias horas de espera en la M3, llega el momento de embarcar y aquí viene lo más interesante: Cuando despues de guardar cola 10 minutos en la puerta de embarque, llega el turno de enseñar la tarjeta de embarque, perdón los folios donde viene el localizador y los datos personales que acreditan que hemos comprado el pasaje. Nos atiende una "simpática" y maciza señorita de color y acento dominicano. Nada más ver una de nuestras maletas dice con gesto desafiante: - Esa bolsa no la pueden subir al avión-. El Dr.Rypff le contesta de forma tranquila: - Pues no hubo ningún problema en el viaje de ida que hicimos también con su compañia hace dos días-. Es verdad que la maleta es flexible y ha engordado un poquito al contener la ropa peor doblada, un par de camisetas adquiridas en Barcelona, y varios souvenirs de pequeño tamaño comprados para familiares y amigos, pero el "engorde" no va más allá de medio centímetro por cada lado. Al comprobar que la maleta tiene dificultades para encajar en el artilugio medidor, que tiene un estrecho aro superior, el Dr. Rypff intenta sacar de su interior unos zapatos no excesivamente bien colocados. Al girar la cabeza Petrus Rypff ve como "la pantera negra" está mirando con ojos felinos su maniobra, dispuesta para atacar a su presa en cualquier momento, y así ocurre: - No ve que no entra y además, esos zapatos no los puede llevar en la mano, no está permitido-. Petrus dice entonces: - No se preocupe señorita, no los voy a llevar en la mano, pensaba anudar las cordoneras y colgármelos a modo de collar, a mí me gusta este tipo de abalorio, ¿ve qué bien me quedan?-. Ante esta respuesta, la chiquita saca las garras y grita: - Prepare 55 Euros porque la maleta tiene que ir en la bodega del avión y sálganse de la cola que tienen que seguir pasando los demás pasajeros, y si sigue por este camino me va a obligar a llamar a la Guardia Civil-. Ante esta amenaza, el Dr. Rypff empieza a ponerse un poquito alterado y le replica: - Mire señorita, creo que por primera vez ha dicho algo sensato, creo que sería lo mejor que podría hacer, a ver a quién dan la razón, si a una ineficiente y maleducada azafata o a un humilde pasajero cuyo único delito es llevar una maleta que sobrepasa en 1.5 cm las medidas que ustedes, han marcado arbitrariamente como límite, y si tengo que pasar otra vez por el aro, pago con mucho gusto los 55 Euros, pero usted no va a salir de rositas de este desaguisado-. No se sabe si la panterita entendió el discurso del Dr. Rypff, quizás sus entendederas no daban para mucho, quizás había tenido un mal día, quizás estaba mal fo.., o puede ser que con ese porte, tuviera algún complejo, al compararse desnuda ante el espejo cada mañana con Naomi Campbell y comprobar que su trabajo no era tan glamouroso como el de la diosa de ébano. El caso es que se dispuso a extender un recibo en el que venía reflejada la cifra de 50 Euros. Al entregárselo al Dr. Rypff y comprobar éste que no coincide con el dinero que le exige, pregunta: - ¿Y los 5 Euros de diferencia?-. La pantera responde: - Esos 5 Euros son de IVA-. Al galeno no le cuadra la cantidad y le indica: - Por favor, ¿puede usted reflejarlo en el recibo?, es que no veo en ningún sitio el acrónimo de ese impuesto, y por cierto, ¿puede enseñarme su acreditación?, necesito su nombre y número de identificación-. De mala manera la pantera espeta: - Despues si quiere le doy el número, pero el nombre no-. El Dr. Rypff duda si esa respuesta contraviene la ley pero en ese momento prefiere no pensar en ello. Cuando la pantera enseña de mala gana su acreditación, intenta dejar ver sólo el número, pero comete la torpeza de dejar ver entre los dedos  el nombre escrito. El Dr. Rypff, mal que bien consigue leer el nombre y, girando la cabeza le dice a su esposa en un susurro: - Se llama Rosario Morillo-. Ya se sabe que los felinos tienen el sentido del oido muy agudo, la señorita Morillo, pantera negra para los amigos, oye su nombre e inmediatamente tapa con toda la mano el número que antes, "amablemente", estaba dispuesta a facilitar y dice con un enojo exasperante y una actitud pueril: - Ya tiene el nombre, no espere que ahora le enseñe el número. Dirigiéndose a su compañera, que hasta ese momento había pasado desapercibida, le ordena: - Haz una foto a la maleta-. Ante esta intromisión, la Sra. Rypff que por prudencia se había mantenido al margen de todo hasta ese momento, se interpone entre la lacaya y la maleta para impedir que consiga la instantánea, pero en un giro consigue sacar la foto. Viendo esto, el Dr. Rypff extrae su móvil del bolsillo y saca varias fotos de la pantera y la lacaya que, cual famosillas sorprendidas por un paparachi, intentan apartarse y taparse el rostro. Cuando se recompone del susto la pantera exige a los tres componentes de la familia Rypff que le entreguen de nuevo sus DNI y toma todos los datos que contienen. Otra vez el Dr. Rypff duda si eso es legal y piensa: - ¿En qué lista negra querrá meternos esta pacarraca?, ¿Querrá hacernos magia negra?, ¿LLamará a su jefe, don Michael O'Leary, para que ordene que se recomponga un comando del IRA y nos espere en Alicante para darnos un escarmiento?- Todo lo anterior son ocurrencias que a veces tiene el Dr. Rypff, le resultan muy divertidas y no le provocan el más mínimo temor. Sin mediar más palabras y como le había indicado Doña Rosario, el Dr. Rypff coge su maleta, la deposita en la escalerilla del avión y entra en la cabina con su esposa y su hija. Por el retraso acumulado intuye como ya le había advertido el joven de la ventanilla, que no se va a sentar con ellas, tiene que acomodarse en el incómodo asiento central de la penúltima fila. Pero no importa, ha pasado un rato "divertido". La cara de la pantera negra pervivirá en su memoria mucho tiempo y espera no desarrollar una fobia hacia los felinos.

   Tras contar esta historia, totalmente verídica, el que escribe quiere plantear, a los lectores de este blog, varias reflexiones:
   
   1. ¿Por qué nuestros gobernantes permiten que una compañía como Ryanair opere en vuelos nacionales? Teniendo en cuenta  las perversas y desafiantes declaraciones de su presidente, el Sr. O'Leary, y los numerosos y comprobados fallos de seguridad, que han provocado otros tantos aterrizajes forzosos en distintos aeropuertos de nuestro país, ¿a qué esperan las autoridades competentes para rescindir la licencia a tan nefasta compañía? Bajo el pretexto de que es Low Cost putea, engaña y pone en peligro con demasiada frecuencia la seguridad de sus viajeros. Al margen de esto parece que adiestra a sus empleados para que sean especialmente desagradables con los usuarios.
   2. Propongo a todas las personas que tengan que coger un avión, se abstengan de volar con Ryanair, y si sólo esa compañía cubre su viaje, se planteen seriamente si les merece la pena poner su vida en peligro y someterse a las vejaciones y agravios de sus panteras negras, con perdón a los atletas de color que expresaron sus legítimas reivindicaciones en las olimpiadas de Mexico 68.
   3. ¿No será lo de Ryanair un globo sonda y/o preludio de lo que nos viene con la pretendida, por nuestros gobernantes, privatizacíón de la Sanidad?. De todos es sabido que varias empresas británicas y de otros paises están "lampando" por entrar con su capital, a veces de dudosa procedencia, en las "fundaciones" que, de no remediarlo entre todos, pretenden hacerse cargo de la gestión de los hospitales públicos.

viernes, 25 de enero de 2013

AL LÍMITE (I)


     Lola me recibió en su habitación del hospital con gesto poco amigable, acababa de tener una fuerte discusión con su madre y pensé si era buen momento para intervenir, pero lo había prometido a mi compañero cirujano y decidí que no era buena opción posponer la visita. Cuando se calmó un poco se disculpó (cosa muy extraña en ella porque raramente muestra intención de cambiar su posicionamiento, generalmente obstinado) y me dijo que la guerra no iba conmigo, me halagó que me confesara que yo era una de las pocas personas en quién confiaba. Llevaba varios días negándose a comer con el pretexto de que no le "pasaba" ningún alimento.
   Por la historia clínica sabía que no había ninguna obstrucción que justificara su queja. Me dijo que no perdiera el tiempo con ella porque lo que quería era morirse ya que la convivencia con su madre era insostenible y no tenía a nadie más que pudiera ayudarle.
    Le propuse que ya resolveríamos el problema de su posterior "ubicación" pero que ahora se hacía necesario que empezara a alimentarse para no poner en peligro lo único que le quedaba, su vida. Insistió en que esa era la salida que había elegido y me volvió a decir que la dejara en paz. Tenía un poco de prisa porque en la consulta aguardaban varios pacientes y no avanzábamos demasiado. No obstante mantuvimos una dura "negociación" durante otros 20 minutos tras los cuales se comprometió a que reconsideraría su postura.
    Quedamos finalmente para el día siguiente y me despedí de ella, se quedó postrada en su cama con los ojos rasos y mirada aliviada, cuando estaba a punto de cruzar el umbral de la puerta me pidió que me acercara y al hacerlo me plantó un beso tierno en la mejilla y en un susurro casi imperceptible, creí entender que me daba las gracias. Por el pasillo avancé reconfortado, diciendo para mis adentros: "Bien hecho".

PRESIDENTS, PRESIDENTS (INFAMOUS MESSIAHS IN THAT TIME)



Once upon a time there was a country dreaming of making its way to democracy after nearly forty years firmly gripped by a desert rat coming from the north of a neighbouring country. The move on from the old system to the new was expected to be arduous. However, one leader, questioned by some ones and a traitor by some others, succeeded in taking the reins to led the country throughout a transition seen as worthy by most people while a handful still missed the good old days.
Please, let me tell a joke I recently heard of: “Last century, a German and a Galician tried to mess about with Europe and Spain respectively. And now this century begins again with a German and a Galician trying to mess about with Europe and Spain”. In my opinion, and provably moved by my admiration for women, the German lady is doing fairly well, at least pretty well for her fellow citizens, her main care.
On the other hand, the Galician, blind before the vermin gathering around him, seems to be determined to mine not only our wellbeing, social and labour rights, but also the very subsistence of those losing their homes and their means to live. Has any of his many advisers told him about the rising number of suicides resulting from the precarious situation of millions of families? Or they all may be so busy on the macroeconomics and on getting their share to worry about the “problems of the common people” the illustrious Galician was so concerned about during his last campaign.
All right, to the point now. I won’t say a word about the duke, for I respect his old age, sympathise with his cognitive impairment and, as said before, I think he did his best quite well. I wish to add the final touch to the main “achievements” of the different prime ministers our “democracy” has known. I leave the deeper, more thorough political analysis for the experts, some of them very smart and worth reading at the papers despite being outnumbered by the twats willing to get closer and closer to the big dog.

    - Leo the Brief. Although he wasn’t elected by the voters he is not to be blamed, for his time in charge was so ephemeral he didn’t have the time to do either good or bad. He seemed a serious man yet his closer circle remembers him as intelligent and witty; bestowed with that ironic sarcastic humor I so much appreciate. I think he may have been an interesting chap, no dissimilar to that also brief Pope who preceded the Pole: he promised a lot but died under strange circumstances. 

- The Barber of Seville. He still appears in TV every now and then, pretending to be a progressive man although he will never spontaneously tell us of his estates, or how he obtained, for example, the house he owns in Marrakesh, Morocco. It’s said it was a present from the current king of that land as a reward for the service provided to the king’s father when the Barber was our prime minister. He wouldn’t detail why the trips to Mexico and Venezuela on his private jet to attend the parties thrown by his friends, some of them owners of the world’s biggest fortunes. Was he invited for his liking for growing bonsais? For including us in the NATO? For letting, being Mr X, his friends Barrionuevo, Vera and the like go to prison while he was never charged for the “trivial” GAL case? For backing Mr dull-man zp while the former was in office? It is true that every time I hear him talk I fall under the spell of his charming, know-it-all speech. He shall be remembered for his momentous quotes such as “We must rather be socialists than Marxists” and “My country will never join the NATO”.

 - Ath-narr, the Moustached. Two milestones came along in 1999: Zola R’s birth and the arrival at the power of a formerly rather obscure man. We all knew his obstinate phrase “Go home, Mr X” repeated once and again to the burnt-out socialist president. There were times of economic growth and of worldwide political turmoil, especially because of the firm convictions of his friend “Mr Marshall” about one satrap-ruled country hiding mass destructions weapons. Eventually the weapons remained unfound but the dictator was cast out and everybody was congratulating themselves. History will remember the three big fish’s summit at the Azores: the Moustached, his friend and the Briton, all of them showing their filthy paws on the table, and our self-content “presi” “spikking” good English, let’s say putting on a Mexican-Texan accent. We don’t know if he turned down his annuity, what does look clear to us is that he is big boss of a key foundation in Spain’s future and some even dare say he is part of the board of directors of some “humble” corporations. Not to mention his meritorious deed of placing his sugar plum as the mayor of the realm’s capital. Equally, we shall always cherished in our hearts the picture he was taken at during his daughter’s wedding where he shown himself closely together to his counterpart who would get later involved within a dark, corrupt plot spread all over the País Valencià.


To be continued…